Horario : Lunes a Viernes - 9am to 5pm

01 Abr
0
abril 1, 2020
Uncategorized

La pandemia del COVID-19 (coronavirus), más allá del tema de salud, ha generado una problemática que consiste en mantener el abasto de mercancías e insumos a nivel mundial, por lo que ha desatado un efecto dominó en la cadena de suministro y en el comercio mundial.

La Asociación Mexicana de Agentes Navieros (Amanac) publicó en su Gaceta de marzo el análisis “COVID-19: El efecto dominó”, que identifica a México como una de las economías más importantes de los mercados de América Latina. Se trata de un estudio con un enfoque estratégico ya que resalta la importancia en la continuidad del transporte marítimo y actividades en los puertos como funciones esenciales en el sistema del transporte de carga; pero también acentúa las problemáticas que ambos enfrentan bajo un panorama no solo pandémico, sino económico.

En ese sentido, la Amanac enfatizó sobre un débil arranque del año 2020 en materia de carga, derivado del brote de coronavirus que propició el cierre de fábricas en China por más tiempo de la habitual celebración del Año Nuevo en ese país, lo que ha llevado a directivos navieros a mantenerse conservadores para los pronósticos de crecimiento del sector durante este año.

Por ponerlo en perspectiva, el organismo argumentó que el sector marítimo en México además ha enfrentado más afectaciones, como los bloqueos en las vías ferroviarias, aunado a bajos volúmenes, pues solo entre enero y febrero de 2020, la operación se redujo un 6.7% a un total de 46 millones 388 mil 125 toneladas de carga, en comparación con el mismo periodo de 2019, cuando se situó en 49 millones 720 mil 281.

Por tipo de tráfico, los contenedores operados durante el primer bimestre ascendieron a un millón 115 mil 267 TEU (contenedores de 20 pies), en contraste con un millón 125 mil 773 TEU del año pasado, el equivalente a una disminución del 0.9% respecto de 2019.

Estas cifras, pronosticó Amanac, irán en descenso como resultado de la baja en la producción china originada por COVID-19, que también afectarán el tráfico desde y hacia México.

“Debido a esta situación se están experimentando demandas de volumen significativamente más bajas de China que requieren ajustar la red, ya que la manufactura y el consumo son los principales ejes del factor económico en el país; del cual, un 40% del PIB está constituido por las exportaciones con socios comerciales clave como el estadounidense, que abarca el 80%, y se ha visto beneficiado por el T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá)”, de acuerdo con el organismo.

Panorama naviero en México

Independientemente de que esta pandemia ya está ocasionando dificultades en el PIB mundial, Amanac da cuenta de otra de las afectaciones que sufre la industria marítima desde el primer día de enero de 2020, cuando la Organización Marítima Internacional (OMI) aplicó una medida que implica que los buques utilicen únicamente combustible con un máximo de 0.5% de contenido de azufre frente a 3.5% anterior para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Desde el anuncio de la medida las principales líneas navieras detonaron la inversión y tecnología para adaptar sus embarcaciones y apegarse a esta norma, lo cual es uno de los retos clave de este año.

Pese a dicho entorno, el transporte marítimo resulta fundamental para el actual brote del COVID-19. El documento “Mantengamos los barcos en movimiento, los puertos abiertos y el comercio transfronterizo”, de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD por sus siglas en inglés), acentúa el hecho de que, a medida que el mundo lucha contra la pandemia, la industria marítima está desempeñando un papel fundamental en la respuesta.

El organismo hace un llamado a todos los gobiernos para mantener el comercio marítimo en movimiento al permitir que los buques comerciales continúen el acceso a los puertos de todo el mundo y facilitar el cambio rápido de las tripulaciones de los buques.

Según las estadísticas de la UNCTAD, alrededor del 80% del comercio mundial se transporta mediante envíos comerciales que mueven los alimentos, la energía y las materias primas del mundo, así́ como los bienes y componentes manufacturados.

Esto incluye suministros médicos vitales, que hoy por hoy son muy necesarios para la preservación de muchos trabajos en la manufactura, sin los cuales la sociedad moderna no puede funcionar.

En este momento de crisis mundial, es más importante que nunca la eficiencia logística y el trabajo conjunto de cara a los nuevos desafíos que se avecinan, se observa en el análisis de Amanac.

Sin embargo, no solo el transporte de carga está siendo impactado por la medida de la OMI y el COVID-19, pues a raíz de este nuevo brote de coronavirus la afluencia de pasajeros se vino abajo por la cancelación del 100% de los arribos de cruceros a la Isla de Cozumel, la principal fuente de turistas y de gran parte del consumo en Playa del Carmen y Cancún.

En cálculos preliminares, fuentes del sector prevén que los cruceros turísticos de las mayores líneas del mundo que escalan las terminales de este puerto podrían reducirse hasta en un 25% durante 2020. Frente a este panorama, las navieras podrían comenzar a disminuir aún más los servicios de trasporte con el fin de mantener la rentabilidad, ya que los ingresos cayeron en más de 10% en apenas dos semanas.

Pero esto va más allá, pues Amanac calcula una disminución de 50% en la ocupación en cruceros, lo cual podría traducirse en la pérdida total de 6.5 millones de empleos, con base en diversas fuentes consultadas por el organismo.

Industrias impactadas

En México el brote del COVID-19 no es el único freno económico. La coyuntura del cambio de gobierno, la subida del precio del dólar y en contraparte la baja en el precio del petróleo, han sido factores críticos, aunado a las determinaciones que en últimas fechas han influido en la inversión privada, como resultado de la decisión que se tomó sobre la planta cervecera de Mexicali, Baja California, que representa un golpe a la confianza, con impactos severos en la oferta y la demanda de productos que se mueven vía marítima.

Entre las principales industrias impactadas en México bajo el escenario expuesto, la Amanac identifica a la farmacéutica, cuyo manejo especializado por los grandes buques portacontenedores se ve mermado; así como a las industrias metalúrgica, química, petroquímica y textil, que también requieren la operación eficiente de los insumos para su manufactura o producción, a través de los principales puertos del país.

La aeroespacial, que fue la primera impactada por la anulación de la construcción del nuevo aeropuerto internacional, que también afecta a la cadena en su totalidad, en la conectividad y en especial, en que las calificadoras mundiales apuntan el riesgo como foco rojo para nuevas inversiones en México.

La suspensión de la producción en las principales plantas automotrices, es otro componente de afectación por el COVID-19, significando menor demanda y baja en el movimiento de este segmento.

De este modo, la calificadora Moody’s prevé que la economía del grupo de 20 países más industrializados (G20), en los cuales se encuentra México, habrían de caer en recesión este año debido a la pandemia del coronavirus.

En un escenario mundial, un estudio de la UNCTAD abundó sobre cómo la pandemia de coronavirus afectará las perspectivas de la Inversión Extranjera Directa (IED) mundial, por un impacto negativo peor de lo previsto, ya que las estimaciones actualizadas del impacto económico de COVID-19 y las revisiones de ganancias de las empresas multinacionales (EMN) más grandes ahora sugieren que la presión a la baja en los flujos de IED podría variar de -30% a -40% durante 2020-2021, mucho más que las proyecciones anteriores de -5% a -15%.

Además, las cinco mil principales empresas multinacionales, que representan una parte significativa de la IED mundial, ahora han visto revisiones a la baja del 30% en promedio para las estimaciones de ganancias de 2020; y es probable que la tendencia continúe, concluyó Amanac.

Tomado de: http://t21.com.mx/maritimo/2020/04/01/covid-19-efecto-domino-mares-cadena-suministro